Vengo de ver nuestra última Piscina de Arena. Estoy en un atasco saliendo de Madrid, llueve, son las cuatro de la tarde pero parece de noche. Ahora, por distintos motivos, mi vida transcurre entre Madrid e Ibiza. Allí en invierno siempre hace unos ocho o diez grados más y no es raro que haga sol, además siempre está el mar esperándote. Es una grata sensación ir allí o salir de aquí, no sé. Oscuridad, lluvia, stress o luz, sol, mar, tranquilidad. Aunque voy a Ibiza a trabajar, nadie se piense…

Mientras envejezco atascado entra millones y millones de coches pienso en lo que debe suponer o quiero que suponga para nuestros clientes tener una Piscina de Arena. Extraño silogismo; quizás la sensación que tengo yo de salir de Madrid e ir a Ibiza sea la misma que tiene un cliente cuando sale del trabajo y le espera una de nuestras piscinas. Para ellos quizás también sea llegar a la playa. Arena, agua, lujo, exclusividad, relax. Quizás su Ibiza en Madrid.

Siempre, en estos diez años y ahora que estamos en varios países, hemos querido conseguir esto: que una Piscina de Arena, con un diseño que aporte belleza y exclusividad, sea el oasis que todos anhelamos, nuestro rincón de luz y playa. Hace ya tiempo que nos dimos cuenta que no basta con construir piscinas, es necesario aportar diseño, arquitectura, paisajismo, tecnología. Por eso hemos incorporado a la plantilla personas especializadas en diferentes ámbitos del diseño, planificación y construcción de nuestras piscinas. Un cliente necesita tener el jardín más bonito, que su Piscina de Arena sea lo primero que enseñe a sus invitados, que esté, en definitiva, enamorado de ella. Pero también queremos que sea una piscina de lujo, una piscina exclusiva, donde la calidad de baño sea excelente.

Por eso tenemos que seguir siempre cuidando hasta el más mínimo detalle. La rampa no debe ser demasiado empinada, no debe resbalar, que el cliente pueda estar tumbado dentro del agua tomando el sol. Por supuesto, que la zona de la piscina de arena donde más van a estar los clientes no sea demasiado poco profunda, pero que tampoco te cubra del todo, para poder mantenerte de píe. Tiene que haber una zona para poder nadar. Colocar una roca o un banco de burbujas en un determinado lugar para que el cliente se pueda sentar. Miles de detalles, aparte de la estética, que hace que nuestras Piscinas de Arena sean más que una piscina de lujo o exclusiva. Tiene que aportar valor.

Ahora el tráfico ya fluye así como mis ideas. Esperamos continuar innovando para atender y superar siempre las expectativas de nuestros clientes

Pin It on Pinterest

Share This